viernes, 5 de marzo de 2010

La reverencia por la vida

Albert Schweitzer hizo la apuesta más difíc de hacer en estos tiempos. Pidió por la reverencia de la vida en todas sus formas, desde el pequeño animalito acuático, acaso sin nombre, hasta el más grande los mámiferos. Y por cierto que la reverencia de la vidas del ser humano, lo menos fácil de lograr en tiempos como estos y los que él vivió en que la condición humana era la más vulnerada a lo largo y lo ancho del planeta. Planteó una filosofóa, una forma de vivir, que hoy es más que nunca una forma extrema de la utopía. Vivimos el tiempo del desprecio de la vida del hombre. Las guerras no cesan, los grandes intereses tampoco, el tratar de ayudar a los que menos tienen, que cada vez son más, no sólo se hace más dificil, noi tan siquiera importa. A veces la naturaleza pone las cosas en su lugar, no el hombre, no el poder que ejercen ciertos hombres con la cuota de estupidez necesaria para actuar como actúan. Habría que escribir un nuevo tratado sobre el tema, hacer que ese hombre formidable adquiriera actualidad. Los más jóvenes ni parecen conocerlo. Pero páginas como estas ayuda, no debemos abandonarlas, todos los días debemos agregar algo, aún un breve pensamiento que ayude pensar a esosd que ni tan siquiera piensan. Gary Vilas Ortiz. Rosario. Argentina.

miércoles, 10 de febrero de 2010

raúl gustavo aguirre

Sé que no publicarán este cometario, tal vez sea razonable. Pero escribirlo lo mismo es como una obstinación común a los poetas. Que sepa nunca se ha reaizado un estudio sobre lo que signidficaron para la poesía los treinta números de "Poesía Buenos Aires " y sus colecciones paralelas. Un poeta como él, de una generosidad poco común, debería ser recordado con la mayor frecuecia posible. Gary Vila Ortiz. Rosario. Argentina.

lunes, 8 de febrero de 2010

Tiempos decadentes pero...: Acerca de Juan Carlos Paz

Leo con atención el perfil de quien hace este blog. Alguien que escribe lo que escribe sobre Juan Carlos Paz y sobre Alban Berg, no necesita usar un adjetivo mafaldense para sus hijos, aunque en la mayor parte de las cosas Mafalda tiene razón. Yo tengo cinco hijos y quince nietos, todos todavía recuerdan que cuando ellos tenían edad para que yo pudiera hacerlo, les hacía escuchar el concierto para violín de Berg, una de las obras más bellas del siglo veinte y les hacía ver con frecuencia "El acorazado Potemkin", "El ciudadano", "Hiroshima mon amour". Además tenían a mano a Borges, a Camus, a Orwell, a Girondo, a Nicolás Olivari. Mis hijos saben lo bien que les hizo y lo saben por mis nietos, que escuchan a Berg, leen a Borges, suelen aproximarse a Eisenstein, Welles, Resnais. Gary Vila Ortiz. Rosario.

domingo, 7 de febrero de 2010

Tiempos decadentes pero...: Acerca de Juan Carlos Paz

Tuve el privilegio de conocer en mi cuidad, Rosario, a Juan Carlos Paz. Una noche de llovizna tanguera, estábamos con Raúl Gusvato Aguirre, Rodol Alonso y Eduardo Serón, detenido frente a la vidriera de una librería, escuchando como Paz comentaba un libro de Karl Jaspers. Conocía poco de sus composiciones, pero sabía y había leído sus estupendos libros. Luego llegó el tiempo de leer las "memorias", quetenían algo de diario, sin serlo, tres tomos con el título común de Alturas, tensiones, ataques, intensidades (Ediciones de la Flor, 1972, 1987 y 1994), libros tan poco conocidos como su música. Creo que en su tipo esas memorias pueden compararse con muy pocas memorias escritas en el país. Su música fue apenas grabada, sus libros constutyen , aún ahora, uno de los documentos de mayor lucidez sobre la música contemporánea. Con Alejandra Pizarnik supe hablar de él en varias cartas, supongo que perdidas para siempre (dicho se paso murieron el mismo año) y con Roberto Juarroz aquí en Rosario y luego que tuviera la generosidad de comentar algunos de mis libros en el mítico suplemento de la Gaceta de Tucumán, ese suplemento que dirigía Daniel Alberto Dessein. Las memorias de Paz, que por lo que sé no han sido reeditadas, están constituidas por fragmentos que tan sólo se comprometen con la verdad. Es tal vez por vez por eso, que no creo que se reediten pero espero confundirme. Serán más que necesario cuando la lucidez y el compromiso con la verdad nos anda faltando por todos lados. Gary Vila Ortiz. Rosario. Argentina.

sábado, 6 de febrero de 2010

raúl gustavo aguirre

Debo estar senil o demasiado obsesivo. Fui amigo de Aguirre. Les envié dos o tres comentarios. Se publicaron una primera vez,luego desaparecieron. Si eran malos, pues bien, me lo hubieran dicho. Si no es así podría haber alguna explicación, aún en este mundo en el cual pocas cosas tienen explicación y sentido. La poesía de Aguirre y su actitud hacia los otros poetas, tan generosa, tan desean hacer de la poesía la mas eficaz de las armas contra la estupidez que cada vez contamina más. Gary Vila Ortiz. Rosario. Argentina.

viernes, 5 de febrero de 2010

Esther Cidoncha, Jazz Photographer: TOMMY FLANAGAN

Soy nuevo en esto del manejo de las computadoras, he llegado a ellas a los 74 años. Admiro por muchos motivos a Tommy Flanagan y lamentablemente en Rosario no he conseguido los necesarios discos de él como solista. Si como miembro de algún grupo lo cual daba muestras de su lúcida versatilidad. Y mostrando que trocaba lo que sentía. Me alegro que pueda escreibir estas líneas, un gusto personal más que una visión crítica. Los fotógrafos de jazz tienen el privilegio de contagiarse del swing de los músicos. Gary Vila Ortiz. Rosario. Argentina.

jueves, 4 de febrero de 2010

Bajo el Signo de Libra: Max Jacob "Mi vida es un tango, mi corazón un melodrama"

Dicen que cuando los nazis lo llevaban a su muerte, caminando hacia un campo que era solo una parada antes de seguir hacia Auschwitz o cualquier otro campo de exterminio, nadie se dio por enterado; quiero decir esos que podían estar enterados. Pero en estos días que he estado leyendo "El cubilete de dados" en una impecable versión de Guillermo de Torre, quiero pensar que Fantomas y sus amigos lo acompañaron. ¿Cómo no acompañar a quien se declaraba "mundial, ovíparo, jirafa, alterado, chinófobo y hemisférico"? No lo dejaron solo. Y me dicen que cuando Londres se quedó para defendernos de la barbarie y luego en Stalingrado, Fantomas y sus amigos (no importa la cronología exacta, la muerte no la tiene, en la vida podemos modificarla) pelearon contra los nazis en nombre de Max Jacob. Gary Vila Ortiz. Rosario. Argentina.